castelángalegoinglés
Citic_logo
Citic_location_map
Centro de investigación TIC
Campus de Elviña s/n
15071 A Coruña - España
Tel. +34 981 16 70 00
Fax. +34 981 16 70 92
citic@citic-research.org

Entrevistas

Luis Castedo

Catedrático de Universidad en el área de Teoría de la Señal y Comunicaciones e Investigador Principal en CITIC

Luis Castedo

Catedrático de Universidad en el área de conocimiento de Teoría de la Señal y Comunicaciones. Doctor Ingeniero de Telecomunicación por la Universidad Politécnica de Madrid y profesor de la Universidad de A Coruña desde 1994. Es Investigador Principal del Área Tecnológica Comunicaciones Inalámbricas del CITIC que  investiga en el desarrollo de nuevas tecnologías y servicios de comunicaciones inalámbricas. Ha participado en más de 50 proyectos de investigación y convenios de transferencia de tecnología. Es coautor de más de 150 artículos en revistas y congresos internacionales. Ha dirigido 10 tesis doctorales. Es presidente del Comité Organizador del congreso IEEE SAM 2014 que se celebrará en A Coruña el próximo mes de junio de 2014.

 En qué momento se encuentran las comunicaciones inalámbricas?

En un momento crítico por la enorme demanda de transmisión de datos a través de las redes móviles. La extraordinaria proliferación de terminales móviles inteligentes, smartphones, tablets,… no se ha visto acompañado por una evolución igual de rápida de las redes móviles que no son capaces de soportar todo el tráfico que los nuevos dispositivos y las nuevas aplicaciones generan.

 

¿Y si lo analizamos desde la investigación?

Es un momento muy atractivo porque hay que desarrollar las tecnologías que permitan resolver los formidables retos que los nuevos servicios de datos móviles están planteando. Mientras que en las comunicaciones fijas el problema del ancho de banda está resuelto por la fibra óptica, no sucede así con las comunicaciones móviles donde el espectro radioeléctrico debe compartirse entre todos y donde el ancho de banda que se puede asignar a cada usuario es muy limitado. Además, las ondas radio están sometidas a complejos mecanismos de propagación que dificulta en muchas ocasiones la correcta recepción de las señales.

Paralelamente, está apareciendo otra línea de investigación en redes inalámbricas de sensores. Estas redes manejan terminales de muy bajo coste y consumo para poder ser desplegadas masivamente. Estas redes permitirán gestionar más eficientemente el entorno donde sean desplegadas y son la clave de nuevos conceptos como el de ciudad inteligente (Smart City).

 

¿Y en relación a la telefonía móvil?

Durante los últimos años, los operadores de telefonía móvil hicieron un enorme esfuerzo de despliegue para ofrecer servicios de voz con una cobertura casi universal. Pero los terminales móviles han evolucionado de una forma increíble hacia dispositivos que están demandando un gran tráfico de datos y las actuales redes no están preparadas para ello. Aparentemente hay cobertura pero es habitual que se colapsen cuando se enfrentan a demandas inesperadamente altas como sucede cuando hay un evento cultural o deportivo, o una situación de emergencia o, simplemente, un aumento de turistas en una zona de veraneo.

El problema es la tecnología. La 3G se concibió para un tráfico moderado de datos. Es, además, un sistema muy complejo donde la voz se encamina de una forma separada a los datos. WiFi ofrece tasas de datos satisfactorias pero su cobertura es muy limitada. Los operadores están apostando ahora mismo por tecnologías de cuarta generación como LTE o WiMAX pero su despliegue requiere fuertes inversiones cuando las mejores bandas de frecuencia ya están siendo ocupadas por los sistemas GSM y 3G. Además, está por ver su correcto funcionamiento en el tradicional servicio de voz que pasará a encaminarse por conmutación de paquetes en lugar de por conmutación de circuitos.

 

¿Cómo es que la telefonía móvil, con el boom que ha experimentado no ha estado más prevenida?

Lo más apasionante de la telefonía móvil en los últimos años ha sido su carácter impredecible. Nadie sospechaba lo extraordinariamente populares que llegarían a ser los smartphones y las tablets. Ahora mismo hay un problema de desadaptación entre lo rápido que evolucionan los terminales y lo lento que lo hacen las infraestructuras de comunicaciones móviles. Pero lo interesante es que al final las redes también mejorarán extraordinariamente sus prestaciones porque el mercado se lo está exigiendo. Y el resultado neto será un sistema de comunicaciones móviles mucho mejor que permita a los usuarios de servicios que hagan su vida de ocio y negocio más a la medida de sus necesidades.

 

¿Y cómo se antoja el futuro de las comunicaciones inalámbricas?

Como dije anteriormente, el futuro inmediato pasa por el despliegue de una nueva infraestructura que sea capaz de soportar el tráfico masivo de datos generado por terminales cada vez más potentes y con aplicaciones cada vez más sofisticadas. El problema de la cobertura ya está resuelto, ahora hay que evitar que se colapsen. Otro desafío muy importante son las comunicaciones entre máquinas como ya van anticipando iniciativas como Internet de las Cosas. En el futuro será mayor el tráfico generado por las máquinas que por las personas.

 

¿En qué proyectos trabajan actualmente?

Estamos trabajando en diferentes líneas de investigación con aplicaciones y beneficios diferenciados. Por ejemplo, estamos desarrollando, conjuntamente con INDRA a través del proyecto CIUDAD 2020, una plataforma de gestión de servicios para Smart Cities.

También trabajamos en sistemas de localización en grandes espacios interiores  (centros comerciales, grandes instalaciones industriales, aeropuertos, …) utilizando tecnologías como WiFi o Bluetooth ya que las señales GPS no penetran en el interior de un edificio. Hemos desarrollado para el empresa TREDESS un sistema de localización de personas y objetos en el interior de hospitales

Además somos uno de los socios participantes en el proyecto TECRAIL financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad a través del subprograma INNPACTO. El consorcio TECRAIL está liderado por Alcatel-Lucent y a él pertenecen, además del CITIC, las siguientes organizaciones: AT4Wireles, ADIF, Metro de Madrid, y las Universidades Politécnica de Madrid y de Málaga. TECRAIL tiene por objeto estudiar la viabilidad de las tecnologías LTE para proporcionar servicios de comunicaciones inalámbricas en entornos ferroviarios

 

Desde el CITIC se fomenta la transferencia tecnológica, ¿por qué es tan importante?

Las actividades en la universidad se estructuran en torno a tres grandes ejes: docencia, investigación y transferencia de conocimiento. Pero el objetivo es único: formar a los alumnos con los más altos estándares de calidad que exige la educación superior. La transferencia de conocimiento es de enorme importancia hoy día por tres razones. La primera, y la más obvia, es que se transfiere a la sociedad el conocimiento que en las universidades se genera. La segunda es que el personal docente aprende nuevos conocimientos que luego comunica a sus alumnos. Y la tercera es que los alumnos complementan su formación porque participan de forma directa en las actividades de transferencia (con frecuencia recibiendo una remuneración) 

 

¿Cómo valora la figura del CITIC?

El CITIC es una herramienta fundamental para que los grupos de investigación de la UDC desempeñen mejor su función de transferencia de conocimiento. Las estructuras organizativas de la universidad están más adaptadas a las funciones más tradicionales de docencia e investigación. La transferencia de conocimiento es una función compleja que requiere nuevas estructuras que hagan de enlace entre los investigadores, y el mundo empresarial y la administración. Es aquí donde el CITIC juega un papel fundamental y donde se revela como un instrumento imprescindible para alcanzar la excelencia en la educación a la que todos aspiramos.


9 de agosto de 2013

O CENTRO

AREAS TECNOLÓXICAS

ACTIVIDADE

OFICINA DE PRENSA

CONTACTO

INTRANET

FUNDACIÓN